Por qué México

México ha recorrido un largo y difícil camino en la protección de los derechos políticos de la mujer, incluyendo el proceso para alcanzar el renocimiento de la ciudadanía que inició con la demanda del acceso al voto femenino en el primer congreso constituyente de 1917 y después de 36 años a través de la reforma constitucional de 1953, las mujeres obtuvieron el derecho a votar en todas las elecciones.

Debido a la lucha constante de las organizaciones de mujeres en México a nivel local como nacional es como se han reconocido sus derechos. Estados como Yucatán, San Luis Potosí y Chiapas establecieron el derecho de las mujeres a participar en las elecciones municipales y estatales desde los años veinte.

Ciertamente algunos derechos políticos-electorales han sido incorporados de forma general en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y en el Código de Instituciones y Procedimientos Electorales (COFIPE); y de forma particular en las leyes federales. En este sentido, destaca la reforma constitucional de 1974, en el marco de la organización de la Primera Conferencia Mundial de la Mujer celebrada en México, a través de la cual se reformó el artículo 4° para establecer la igualdad entre los sexos.

Derechos Político Electorales de las Mujeres en México.

Desde 1993 se han llevado a cabo diversas reformas al COFIPE, donde inicialmente se contemplaba como sugerencia o recomendación a los partidos políticos “promover una mayor participación política de las mujeres en los procesos electorales federales.

Posteriormente, en 1996, se estableció que los partidos políticos deben tener en cuenta en sus estatutos que las candidaturas en ambas cámaras mayoría en función y representación- proporcional no debe superar el 70 por ciento de un solo género. Sin embargo, esto era más bien el carácter de una recomendación dado que no se especificó la penalización ni un plazo para su cumplimiento.

Para 2007 se discutió y aprobó un nuevo Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales , en el que destaca la obligación por parte de los partidos políticos de garantizar la equidad y procurar la paridad de los géneros en sus órganos de dirección y en las candidaturas a cargos de elección popular. Además cada partido político destinaría anualmente el 2% del financiamiento público para la capacitación, promoción y el desarrollo del liderazgo político de las mujeres.

En 2002, el COFIPE (Código de Instituciones y Procedimientos Electorales) instituyó la cuota de género obligatoria para las candidaturas. Su incumplimiento daría lugar a la denuncia pública e incluso a la negación de la inscripción de los candidatos correspondientes. Además, se adjuntan las restricciones a la representación proporcional de listas de partidos para asegurar que las mujeres no fueron relegadas a los últimos lugares. El nuevo Código establecía también que de la totalidad de solicitudes de registro, tanto de las candidaturas a diputados como de senadores que presenten los partidos políticos o las coaliciones ante el Instituto Federal Electoral, deberán integrarse con al menos el 40% de candidatos propietarios de un mismo género, procurando llegar a la paridad.

En octubre de 2013, el presidente Enrique Peña Nieto presentó una iniciativa que reforma el Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales, proponiendo la paridad entre los géneros, así como la eliminación del párrafo segundo del artículo 219 del mismo.

Posteriormente, durante las discusiones de la reforma político-electoral, se decidió la creación de una nueva Ley, pero lo más importante es que se incorporó al artículo 41 constitucional la obligación de garantizar la paridad entre los géneros por parte de os partidos políticos, cuando se trate de diputaciones federales y locales y senadurías. Esta última reforma se publicó en el DOF el 10 de febrero de 2014.

Finalmente, con casi el 82% de votos, la Cámara de Diputados aprobó en diciembre de 2013, una de las más significativas y trascendentales reformas a la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos en materia político-electoral, promulgada por el Ejecutivo Federal en febrero de 2014 . En esta nueva reforma y con miras a “garantizar la paridad entre géneros en candidaturas a legisladores federales y locales, así como las sanciones que deban imponerse por el incumplimiento de sus obligaciones”, se incluyeron algunos puntos primordiales como la elaboración de una Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales (en sustitución del COFIPE) así como una Ley General de Partidos Políticos.

En resumen, con esta última reforma, México se pone a la vanguardia a nivel mundial en tema de equidad de género en el ámbito político, al lograr:

  • Suplencia mismo género candidaturas diputados y senadores principios de mayoría relativa y representación proporcional.
  • Paridad 50/50 por ciento de candidaturas mujeres y hombres diputados y senadores propietarios y suplentes de un mismo género.
  • Eliminar la excepción del cumplimiento paridad por método de elección democrática en candidaturas de mayoría relativa.
  • Integración con alternancia de género en listas de representación proporcional compuestas por propietarios y suplentes de un mismo género.

México en el Contexto Internacional.

La lucha de México por posicionarse como líder en materia de paridad de género todavía está en pie.

De acuerdo al Foro Económico Mundial en el Informe Mundial sobre la brecha de género, México ocupa el lugar 80 de los 142 países analizados. Este estudio se basa en 4 factores fundamentales que son el acceso a la salud, la educación, la economía y la política.

Aunque México ha tenido avances importantes en cuanto a la educación y a la salud, todavía queda mucho por hacer en cuanto a la participación económica y política de la mujer.

De acuerdo a la Unión Interparlamentaria México se encuentra en el lugar 18 en cuanto a las mujeres en los parlamentos. Y en el lugar 46 en las posiciones a nivel ministerial.

Es importante mencionar que, a partir de Septiembre de este año, el porcentaje de mujeres en la Cámara baja, se incrementará debido a las nuevas leyes aprobadas y a las recientes elecciones. Esto demuestra el gran esfuerzo y dedicación que México ha realizado en cuanto a la equidad de género y el empoderamiento de la mujer.

En el ámbito internacional, México se ha adherido a diversos instrumentos internacionales insertos en la Carta Universal de los Derechos Humanos y cuyos mecanismos de seguimiento son parte sustancial del sistema de las Naciones Unidas para la promoción y la defensa de los derechos humanos. En este conjunto de responsabilidades internacionales, la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW, por sus siglas en inglés), es un mapa de ruta para el Estado Mexicano en materia de igualdad y erradicación de la violencia que obliga al planteamiento de políticas, programas y acciones en todas las esferas públicas y ámbitos de gobierno.

Además de la CEDAW, México ha suscrito otros instrumentos internacionales relacionados con la no discriminación contra las mujeres y ha asumido compromisos irreductibles para avanzar en materia de igualdad de género:

  • Convención Americana sobre Derechos Humanos (1969)
  • Declaración y el Programa de Acción de Viena (1993)
  • Programa de Acción Regional para las Mujeres de América Latina y el Caribe (1994)
  • Declaración y el Programa de Acción de El Cairo (1994)
  • Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar todas las Formas de Violencia contra las Mujeres
  • Convención de Belém do Pará (1994)
  • Plataforma de Acción de Beijing (1995)
  • Convención Interamericana para la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra las Personas con Discapacidad (1999)
  • Objetivos de Desarrollo del Milenio (2000)
  • Programa Interamericano sobre la Promoción de los Derechos Humanos de la Mujer y la Equidad e Igualdad de Género (2000)
  • Consenso de México (2004)
  • Consenso de Quito (2007)
  • Convenio sobre el Trabajo Decente para las Trabajadoras y Trabajadores Domésticos (2011), entre otros.

A lo anterior se suma la resolución de la Suprema Corte de Justicia de la Nación que establece que todas las personas que imparten justicia, están obligadas a no aplicar aquellas normas que contravengan los tratados internacionales.

México ha hecho grandes esfuerzos por reforzar las leyes en el contexto nacional e internacional con respecto a la paridad y la equidad de género. El gobierno actual ha hecho avances significativos y es por esa razón que México se pone a la vanguardia en materia constitucional.


SENADO DE LA REPÚBLICA: Av. Paseo de la Reforma 135, esq. Insurgentes
Centro, Colonia Tabacalera, Delegación Cuauhtémoc,
Ciudad de México C.P 06030 Teléfono: 51-30-22-00


redes sociales Facebook Twitter Youtube Flickr